De suscriptores a clientes en 3 o 4 emails. Suena bien, ¿no? Pues esto es lo que se conoce como un embudo de ventas. Captas nuevos suscriptores a través de un gran contenido y en tu serie de correos de bienvenida consigues ganarte su confianza, empatizar al máximo y ofrecerle algo que necesite tanto y que vaya a mejorar su vida de tal manera, que lo compre y se convierta en tu cliente. Sin pensarlo demasiado. Y pasan de suscriptores a clientes en 3 emails. 

¿Y qué producto ofrecer para esa primera compra?

Recuerda que me estoy refiriendo a un nuevo suscriptor, de esos que consigues casi en automático. Gente que se encuentra con uno de tus posts en Pinterest, o a través de Google en alguna de sus búsquedas, o que se suscribe porque ha visto una publicidad tuya en Facebook o Instagram.

Personas cuyo primer contacto con tu historia, con tu mensaje, con tu manera de trabajar y con lo que ofreces son esos 3 o 5 correos que forman parte de tu automatización de bienvenida.

Esta serie de correos de bienvenida es todo un arte (y todo un mundo) y uno de los servicios más caros de los copys (hablo de 3-4 K € o más. Piensa que un buen embudo de ventas puede traerte muuucho dinero y encima en automático).

Y después de este inciso, ¿qué producto ofrecer para esa primera compra?

El nombre técnico es tripwire, y es un producto que se ofrece a un precio muy bajo para que la compra se realice casi de forma impulsiva, que a esa persona que te acaba de conocer, no le cueste una gran inversión comprarte (y por lo tanto, se lo piense poco).

Porque el objetivo no es hacerte rico vendiendo ese producto (recuerda que lo estás vendiendo a un precio muy bajo), sino convertir a leads en clientes.

Y en clientes satisfechos, comprometidos, y que vuelvan a comprar una vez. Y otra. Y otra. Por eso estás dispuesto a vender tu alma (o un producto o servicio) por un precio muy bajo. Porque necesitas que mostrar al mayor número de personas cómo trabajas y lo que haces.

Y ahora que te he explicado esto, voy a explicarte mi experiencia creando y perfeccionando:

Mi embudo de ventas

Llegar hasta donde estoy no ha sido rápido (aunque el tiempo es algo relativo) y ha sido fruto de mucha experimentación, mucho cambio y mucho aprendizaje. Porque cuando comencé en esto de emprender y con mi negocio de Salto en Digital poca idea tenía de lo que era un embudo de ventas o de cómo crear una estrategia que funcionara de email marketing. En mi caso, todo esto ha sido fruto de las necesidades que me han urgido de ir creciendo poco a poco y de una evolución empresarial constante. ¡Ah! y de Pinterest. Mucha culpa ha tenido Pinterest (después te explico cómo y por qué le echo al culpa a Pinterest).

En lo que me centré cuando comencé con Salto en Digital fue en crear contenido de calidad (en mi blog y en redes sociales. Sobre todo en Instagram) y trabajar a saco por mi visibilidad (con el SEO siempre en mente para las búsquedas orgánicas en Google, Pinterest sobre todo -el 90& de mi tráfico viene de ahí- y en Instagram y Linkedin).

El tercer paso ha sido ir haciendo crecer mi lista de suscriptores con varios newsletters y otra vez con Pinterest e Instagram. Con mi lista creciendo ya entró en juego el email marketing, las automatizaciones, segmentación, correos de bienvenida y el embudo de ventas.

Este ha sido mi camino para convertir lectores en fans, de ahí a suscriptores y ahora en clientes. Y, of course, me he encontrado muchos problemas que he ido solucionando poco a poco. Falta de visibilidad (solucionado con Pinterest, Instagram y networking), fugas en mi web (en proceso de continua mejora) y ahora, por fin, pasar de leads a clientes (el famoso embudo de ventas).

El comienzo es el lead magnet

En realidad el comienzo es tu contenido. Ese que escribes y que engancha al que lo lee por primera vez. El que le va a impulsar a dejarte un email (con lo caro que está conseguirlos ahora, vamos, yo ya no doy el mío a no ser que sea algo weno weno). Y este gancho, este caramelo que ofreces es lo que se conoce por lead magnet. puede ser un ebook pequeño, una checklist, un mini curso de 4 días por email, un curso en vídeo… Porque lo que funciona cambia más rápido que mi hijo comiendo galletas de chocolate.

Asumiendo que tu contenido es bueno y que tienes un lead magnet atractivo y que atrae usuarios como moscas a la miel, el segundo paso es trabajar tu serie de correos de bienvenida. Pueden ser 3, 5 o 7. Te encontrarás con muchos gurús que juran y perjuran por su método y como ya te he contado, por copys que cobran muuucho dinero por redactarte estos correos. Esta serie de correos de bienvenida es el camino por tu historia, por tu trabajo y por tu forma de trabajar que tiene que enamorar desde la primera palabra a la última y que va a llevar a un tripwire (bonito palabro que define ese producto que ofreces a muy bajo precio y cuyo objetivo es que el que se ha suscrito lo compre de forma impulsiva (total, cuesta poco) y con el que le vayas a ayudar, cambiar su vida y resolver un problemón y de los gordos. Porque tu objetivo no es ganar mucho dinero (ahora, ya te he dicho que lo vas a vender a un precio muy por debajo de su valor real) sino convertir a estos leads (tus nuevos suscriptores) en nuevos clientes.

Y cuando ya son nuevos clientes es más fácil que lo vuelvan a ser otra vez. Y otra. Y otra. Asumiendo que lo que han comprado es weno weno.

Mi tripwire

Cuando comencé no tenía tripwire. Lo que ofrecía es que respondieras al email y que comenzáramos a trabajar juntos… inocencia máxima.

Ahora sé que la confianza hay que ganársela y hay que trabajarla (cuando me pongo en este plan me recuerdo a la serie de Fama de hace ¿30 años? Viejuna que es una).

Así que mi viaje por esto del embudo de ventas pasó de “responde a este email” al “te invito a una sesión de 20 minutos conmigo para resolver tu mayor problema en las redes sociales” (nada recomendable porque es tiempo que estás invirtiendo y tu tiempo es finito… como he comprobado jaja). A la actualidad, donde ofrezco una sesión conmigo para crear tu calendario de contenidos en redes sociales para los próximos 3 mesesa un precio menor del habitual (puedes suscribirte desde el link e ir descubriendo mi serie de bienvenida poco a poco y acceder al tripwire si quieres :)).

Pero no es un tripwire que recomiendo y es más, lo quiero cambiar, porque dependo de mi tiempo y aunque los que lo han comprado repiten, quiero algo que sea más automático. Es bueno que mi volumen de trabajo vaya creciendo como para que esto se esté convirtiendo en un problema, ¿no?

¿Cuáles son mis planes?

Mis planes son cambiar este tripwire por un taller grabado. Y al que pueda bajarle aún más el precio.

Así que este es todo mi viaje. El que estoy recorriendo y al que aún le queda camino.

Y todo esto ha surgido a través de Pinterest. Sí, como te lo cuento. Las visitas que me está trayendo Pinterest han sido la razón de que lleve unos cuantos meses tratando de reducir las fugas de mi web y de mejorar mi estrategia de email marketing como loca en general y, en especial de mi embudo de ventas. Y poco a poco estoy consiguiendo resultados. ¡Ah! y a la par he conseguido optimizar al máximo mi presencia en Pinterest. No sólo por los temas sobre los que estoy escribiendo, sino también por mi estrategia a la hora de pinear (es todo un mundo, no te diré más). Así que me he liado la manta a la cabeza y estoy preparando algo diferente a mi trabajo habitual de sesiones individualizadas:

NUEVO CURSO-TALLER DE PINTEREST: PINEANDO QUE ES GERUNDIO

No es un curso, no es un taller, es ¡super ratón! (demasiado frikysmo a estas horas, ¿no?).

En serio, va a ser un curso-taller. Va a ser un híbrido entre la formación en modo autoestudio y un taller online en directo. Tendrá una parte de curso con vídeos y tutoriales y varias masterclass en directo y en grupo.

Los detalles los estoy ultimando, pero, si te interesa entrar en esta primera edición de Pineando que es Gerundio, apúntate aquí abajo para que te envíe en exclusiva, en primicia y solo por ser tú los detalles antes que a nadie. Que no se diga. Queda poquito ya.

¡Ah! y si te ha gustado este artículo, compártelo en Pinterest.

¡Nos seguimos leyendo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable. María Salto Hurtado
Finalidad. Gestionar los comentarios.
Legitimación.  Tu consentimiento.
Destinatarios. Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa servidor 100% seguro
Derechos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión o portabilidad de tus datos escribiendo a hola@saltoendigital.com

2 thoughts on “De suscriptores a clientes en 3 emails

  1. Hola! Estoy invirtendo dinero “a tontas y a locas”, pagándole a unas chicas que me graban unos videos para IG. Después del primer mes, no obtuve ningún cambio en el crecimiento de mi red (aunque sé que hay que tener paciencia…). Me gustaría hacer algo bien planificado.

    Posted on 03/04/2019 at 14:18
    1. Hola Melisa. Para profesionalizar tu presencia en las redes tienes que tener en cuenta que: 1 todo lo que publicas construye imagen de marca; 2. tienes que publicar con un objetivo en mente. Los vídeos están fenomenal, pero sin un objetivo, te pueden servir de poco. Elige las redes sociales según tu cliente ideal (cuáles usa?) y lo mismo para los contenidos que creas (mi cliente ideal consume vídeo? o es más bien de post? y de post en el blog?) y así seleccionas la red social en la que estar. Puedes mirar en mi página de servicios si necesitas más ayuda, o suscribirte a mi newsletter, que envió mucha info de la buena 😉 Saludos!

      Posted on 03/04/2019 at 14:51